91 173 63 57

0 artículo(s)

¡Al agua patos! Pero con precaución para los peques de la casa

Imprimir

  Niños disfrutando en el agua 

Evita los sustos en el agua siguiendo estos consejos!

Tanto la piscina, como el mar, como los ríos o como los pantanos, son recursos de ocio que en verano utilizamos para aliviar el calor y tener entretenidos especialmente a los niños.

El agua es muy divertida y a ellos les encanta, pero es recomendable tener en cuenta una serie de precauciones y vigilancia cuando estén dentro del agua, aunque ya sepan nadar bien.

En términos generales y como medida fundamental, hay que tener siempre al niño en el punto de vista viendo qué es lo que hace: nada, salta, bucea, se mueve, no se mueve… la realidad aunque es triste, nos muestra cada verano accidentes que se producen incluso con presencia de adultos.

Hay que llevar los equipos adecuados y homologados, como manguitos, flotadores… etc,  para que cumplan su función y al niño le protejan adecuadamente.

En las piscinas, cuidar especialmente y no despistarnos cuando estén jugando varios niños a la vez, puede haber un golpe sin querer con algún objeto o un amiguito que se tira y golpea a otro, etc. Habla con tus peques antes y conciénciales de esto. Evitar tirarse pegados al borde de la piscina, correr o andar por zonas mojadas que puedan resbalar, por esto y por higiene, es recomendable ponerse chanclas o cangrejeras cuando se sale del agua.

En la medida de lo posible no tragar agua de las piscinas para prevenir infecciones y sobre todo respetar las normas de seguridad especialmente en parques acuáticos. Y aunque haya socorristas, no debemos confiar el 100% de la vigilancia de nuestros hijos a ellos, debemos estar nosotros pendientes.

En el mar, respetar las señalizaciones de las banderas que marcan el estado del agua para poder bañarse o no y hacerlo en las zonas habilitadas para ello, sin invadir por ejemplo los carriles de entrada y salida de barcos, tablas de surf, etc.

Mucha atención a las resacas, corrientes, olas.. etc. La playa es un sitio ideal para estar con los niños de vacaciones pero hay que vigilarlos con especial atención, aunque sepan nadar bien.

En los pantanos o ríos, ojo con los fondos! No son nada homogéneos, suelen estar llenos de plantas y algas con la que nos podemos enredar. Si vamos a alguno de estos lugares, no debemos pasar más allá de donde nos cubre el agua por la cintura.

Es posible disfrutar del verano y del agua con una serie de normas y precauciones y sobre todo de sentido común a la hora de bañarse. No descuidemos a nuestros hijos en ningún momento cuando estén en el agua y lo pasaremos todos en grande!

¡Feliz Verano!

Posted in: Noticias Tags: Consejos
Comparte