91 173 63 57

0 artículo(s)

Cómo cuidar los pies este verano:

Imprimir

 Cuidado de los pies

 

Los de toda la familia!

 

Pies fuera, qué llega el verano! Ya hemos pasado de las botas de agua a las zapatillas de esparto, pero dentro de muy poquito, cuando por fin el verano se instale, las cangrejeras y chanclas para la playa nos acompañarán todo el día… 

¿Tenemos los pies de grandes y pequeños preparados? Aún estás a tiempo de hacerlo y de seguir estos consejos para cuidar los pies en verano.

Los niños pasan mucho tiempo al aire libre y en espacios públicos, como piscinas, duchas, playas, etc. Primera norma es que no vayan descalzos por estos sitios para evitar la aparición de los temidos hongos en los pies.

Y por supuesto, que siempre usen su propio calzado infantil, ya sean las chanclas de goma para la ducha o las zapatillas tipo lona para salir de paseo ¡Hay que tener todo tipo de precauciones en esta época!.

Andar o correr por la arena es buenísimo para las piernas y los pies, a los niños les encanta rebozarse por ella y estar todo el día como una croqueta, vamos a dejarles disfrutar pero luego es importante limpiarse a fondo con agua y que no queden restos de arena ni en las uñas ni en los pies. Parece mentira pero esos minúsculos granitos pueden provocar molestas rozaduras al poner los zapatos para niños o irritaciones en la piel.

Si el pie suda mucho, como suele ocurrir en verano, lavarlos frecuentemente con jabón suave. Mejor no usar calcetines, a no ser que sea para zapatillas de deporte, dificultan la transpiración del pie. Los zapatos para niños de verano, como náuticos, mocasines de serraje o zapatillas de lona, están fabricados con materiales que facilitan su transpiración, aún así, siempre podemos poner un poquito de polvos de talco en interior del zapato.

Cuidado con la talla de los zapatos abiertos como sandalias para niñas o las menorquinas avarcas, los dedos no deben sobresalir. Si tropiezan con el suelo o con cualquier otra cosa podrían hacerse una herida.

Es recomendable que tengan medio centímetro, aproximadamente,  hasta el borde del zapato.

Especial atención a las uñas, córtalas rectas para evitar que se claven en la piel y revisa su higiene muy a menudo. Y aunque el verano anima a andar descalzos, mejor con un buen calzado!

Como siempre esperamos que estos consejos te ayuden a pasar un verano feliz de pies a cabeza!

Posted in: Noticias Tags: Consejos
Comparte