91 173 63 57

0 artículo(s)

¿Qué contestar a la frase: Mamá, quiero una mascota...?

Imprimir

  Niños bañando a su perro 

 

Prepárate mentalmente para este día porque... siempre llega!

Los animales de compañía son considerados como una medicina preventiva. El cuidado, el amor y el afecto hacia ellos promueven la salud y aportan una buena calidad de vida. Tanto es así, que son numerosos los estudios que avalan estas teorías, probadas con personas de todas las edades, en distintas terapias.

La adopción de una mascota es un paso muy importante que hay que reflexionar y transmitir a los niños cuando nos plantean el deseo de tener un animal de compañía.

Para ellos, la presencia de una mascota aporta muchísimos beneficios, ya que aprender a incorporar valores fundamentales de la vida que repercuten en su desarrollo intelectual y en su sociabilidad.

Por ejemplo, en el caso de los perros dicen que mejora la autoestima y la autoconfianza gracias a que el niño desarrolla sentimientos positivos hacia el animal y por ello establece relaciones de confianza con su entorno. Además, acariciando y cuidando a los animales se libera stress y se aprenden las reglas de la comunicación no verbal.

Es muy importante establecer normas desde el primer día en que la mascota convive en casa, sino más tarde podemos tener dificultades para educarle. Dejarle que ande suelto por todas partes y que se suba en camas, sofás .. etc no es lo más recomendable, ya que aunque tengamos todas las vacunas al día y una buena higiene, no nos olvidemos, que son seres vivos distintos a nosotros y que pueden tener parásitos y hay que cuidar mucho las posibles alergias al pelo de los animales.

La figura de la mascota doméstica, ha cambiado en los últimos tiempos, aunque siguen encabezando la lista perros y gatos, los hámster o los conejos enanos ya se sitúan entre las prioridades de los niños, sea cual sea, debemos inculcarles una serie de responsabilidades a los niños dependiendo de su edad.

Si tienen edad para sacar al perro a la calle, deberán hacerlo ellos, si no es así y son pequeños aún, los adultos deberemos recordarle si le tienen que poner comida o agua, o que ayuden a limpiarle la jaula, etc. Grandes o mayores responsabilidades que tiene que asumir para procurar una vida cómoda a su mascota.

En resumen, tener una mascota sí es bueno para mayores y niños, siempre y cuando se le trate con cariño, amor y afecto, recordemos que son animales domésticos, y están acostumbrados a la compañía y a los cuidados.

Y ahora… sin mirar… cual es la mascota de Pisamonas? ¿Seguro que lo sabes verdad? :-)

Posted in: Noticias Tags: Consejos
Comparte