91 173 63 57

0 artículo(s)

SOS tengo un hijo adolescente!

Imprimir

  SOS Tengo un hijo adolescente 

Siete consejos para tratar a tus hijos en esa edad tan complicada... Pruébalos!

  

Todos pasamos por esta época, y en mayor o menor medida, podemos acordarnos de los cambios físicos y psicológicos por los que atravesamos, y cómo fue nuestra actitud con nuestros padres y responsabilidades como el estudio, el orden … y la convivencia familiar.

Nuestro hijo se puede convertir en una caja de sorpresas ya que no sabemos cómo va a afrontar esta etapa. Si ya eres madre o padre de un adolescente o estás en el momento “pre”, anota estos 7 consejos básicos para comunicarte mejor con ellos y entenderles. 

Siempre tener en cuenta…

 

1.- Ante una actitud desafiante o desconsiderada con los demás, no lo tomes como algo personal.

Aún es pronto, y aunque se crean ya muy mayores, sus habilidades sociales no están suficientemente desarrolladas para tratar con los demás de una forma adecuada, ni a los de su edad, ni mucho menos con personas adultas. A menudo, su comportamiento puede ser hiriente. No te pongas a su altura, el adulto eres tú. Con una respuesta asertiva en lugar de imperativa le harás entrar en razón.


2.- Entrenar a fondo nuestro autocontrol, y además varias veces al día.

Tanto en nuestras reacciones físicas como de nuestros pensamientos y palabras. Recuerda que el lenguaje no verbal, gestos, es a veces más importante que el verbal. Si le gritas, la atención de tu hijo por lo que estás diciendo bajará a cero.

 

3.- Cuando hables con él, intenta ver el mundo como un adolescente, es decir empatiza.

Ponte en su lugar pero con las características personales de tu hijo, no las tuyas.

 

4.- Las normas, reglas y soluciones de adultos no sirven para los problemas de un adolescente.

En la medida de lo posible, respeta su manera de hacer las cosas. Tiene que aprender de sus errores, que se equivoque o acierte en sus decisiones, que vivan fracasos con amistades o amores…es la forma en la que todos hemos aprendido y madurado.

 

5.- Cada uno requiere un trato diferente, así puede pasar que tengas una hija muy abierta y que te cuente prácticamente todo proactivamente y un hijo que sea muy callado y reservado que se pasa horas escuchando música y leyendo.

Comparte con él estas aficiones y por ejemplo id a comprar discos o libros juntos. Será una buena ocasión para hablar y él valorará mucho el que te intereses por sus gustos, fomentando que tu hijo se abra a la comunicación.

 

6.- Dale las gracias cuando comparta contigo alguna de sus inquietudes

Que oiga que aprecias su esfuerzo con frases como: “gracias por contarme esto”, “sé que te habrá sido difícil hablar de esto”, “me alegra que hables conmigo cuando estás preocupado”.

 

7.- Aparca el “programar charlas”,  hay que ser accesible y estar disponible en el momento adecuado, y aunque suene egoísta, será el que ellos decidan.

Y puede que se decidan en un día que te viene mal, que te encuentras peor, que has tenido un día horrible en el trabajo, que has discutido con alguien... Eso es lo más dificil, aparcarlo todo, y estar accesible a tu hijo si viene a compartir algo contigo!

 

Y como receta básica una dosis de empatía, sentido común y mucho amor. Aderezado con respeto a su privacidad, escucha activa, reglas consensuadas, críticas pero también elogios y sobre todo tomarle en serio, por muy mundano que nos parezca lo que nos cuenta, para ellos es un mundo, su mundo, aunque que pensemos que ya estamos de vuelta.

De postre, nuestra cercanía y afecto incondicional, independientemente de sus logros y comportamiento. Abrázale, bésale… da igual la edad que tenga. Dile que le quieres.

Que sean felices, es importante, es nuestro objetivo como padres!

Posted in: Noticias
Comparte