91 173 63 57

0 artículo(s)

Todo lo que necesitas saber sobre la dermatitis atópica

Imprimir
By Pisamonas 12 de abril de 2018

Consejos sobre dermatitis atópica

¿Qué es la dermatitis?

La dermatitis atópica es una enfermedad crónica y autoinmune que se caracteriza por la sequedad en la piel, enrojecimiento en determinadas zonas y fuertes picores. Estos picores son tan intensos que provocan que los pequeños se rasquen intensamente las zonas afectadas, provocando la aparición de costras. Provocando a los niños, sobre todo a los más pequeños que sólo pueden manifestar su molestia llorando.

Normalmente las zonas más afectadas por la enfermedad son la cara, el cuello y todos los pliegues del cuerpo: parte trasera de las rodillas, interior de los codos, axilas…

¿Cuáles son las causas?

Como te comentábamos, la dermatitis atópica es una enfermedad que no está provocada por ningún agente externo, es autoinmune, no hay nada que tu hijo o tú podáis hacer para evitar su aparición. Hay escenarios que favorecen la aparición de brotes pero el propio cuerpo es al final el “responsable” de la enfermedad.

Los remedios y tratamientos hoy por hoy van encaminados a paliar las consecuencias de esta complicada enfermedad, pero en ningún caso atacan a la causa de esta.

¿Cuándo aparece?

La mayoría de los pacientes que presentan está enfermedad empiezan a desarrollarla en las primeras semanas de vida y en más del 90% de los casos diagnosticados en España, lo hace antes del primer año de vida.

Aunque como te comentamos es una enfermedad que aparece sin causa alguna, también desaparece sin motivo: tenemos una buena noticia, casi el 50% de los casos se curan antes de superar la adolescencia por lo que se considera principalmente una información vinculada a la infancia.

¿Como prevenir los brotes?

Es cierto, ya te lo hemos dicho en este mismo artículo, que la dermatitis atópica es una enfermedad que aparece y desaparece de forma espontánea, tu peque puede sufrir dos brotes en una semana y no volver a sufrir ninguno en años…Muchos estudios coinciden en que hay escenarios que hacen que podamos minimizar la aparición de los eczemas:

 

1.  Mantén una temperatura constante en casa, no abrigues demasiado a tu pequeño, los cambios de temperatura bruscos y la sudoración excesiva favorecen la aparición de brotes. Es preferible mantener la casa a una temperatura estable, en torno a los 20ºC, tanto en invierno y en verano.

 

2.  Ten controlada la humedad, la sequedad excesiva y las calefacciones con aire caliente agravan de manera importante la enfermedad. Si tu casa tiene un ambiente demasiado seco puedes usar un humidificador,  o rodearte de plantas para favorecer la humedad ambiental. Recurre a remedios caseros alejados de la química, reportarán más beneficios a tu pequeño.

 

3.  El sol será vuestro aliado, saca de paseo a tu peque y exponlo al sol (siempre con protección). El sol seca los eccemas de manera natural, sin químico.

 

4.  Cuanto más natural sea la ropa que le pongas a tu peque, mucho mejor. Huye de fibras sintéticas, la etiqueta 100% algodón será vuestra mejor compañera durante toda su infancia, sobre todo en la ropa interior.

 

5.  Utiliza detergentes hipoalergénicos e idealmente sin perfumes  y la menor cantidad posible de suavizante, si puedes renunciar a su uso mejor que mejor.

 

6.  Concienciar a los pequeños para que no se rasquen es complicado, minimiza las consecuencias de este: que siempre tenga las uñitas cortas, las manos limpias…. Esto ayudará a reducir los daños que él solito pueda causarse.

 

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo?

Los peques que tienen dermatitis atópica muchas veces se sienten desesperados, más cuando son pequeños y no pueden explicar lo que les pasa, ten mucha paciencia con tu hijo, ayúdale poniéndole las cremas que os recomiende vuestro dermatólogo, hidratante emoliente especial y grandes dosis de paciencia y cariño. 

Tratamiento

Hemos de diferenciar en dos tipos tratamiento, cuando tu peque tiene un eccema y los periodos que hay entre los diferentes brotes.

En los “periodos de calma”, es muy importante no bañar al niño todos los días, para no eliminar en exceso la capa de células de defensa que tiene la piel, cuando lo bañes utiliza geles naturales, sin parabenos, sin perfumes, con el agua templada y lo más importante: 2 o 3 veces al día ponle la crema hidratante que te recomiende tu pediatra o dermatólogo por todo el cuerpo. Hay una gran variedad de cremas en el mercado, pero será el uso y la experiencia las que os lleve a encontrar la que mejor le sienta a la piel de tu pequeño.

En cuanto aparezca un eccema, el tratamiento tendrá que ser el que os haya recomendado el dermatólogo, lo más importante mantener una hidratación adecuada y, adicionalmente, en función del brote y del criterio médico el tratamiento puede incluir la utilización de fármacos como antihistamínicos o corticoides tópicos para aliviar la sintomatología.  Consulta siempre con tu médico para saber qué es lo más conveniente para tu pequeño.

 

Posted in: Noticias Tags: Consejos
Comparte